Mis Jardines.net | Plantas de jardín |

Rabanitos en el jardín

Mis Jardines

Categorías

Accesorios de jardinería
Árboles
¿Cómo hacer un jardín?
Cultivo de plantas
El jardín en el hogar
Jardines
Los jardines y el turismo
Paisajismo
Plantas de jardín
Plantas medicinales

El cultivo de vegetales

Rabanitos en el jardín

Cosechar rabanitos en el jardín, puede ser una tarea muy entretenida para los niños.

Una de las ventajas de producir hortalizas de raíz comestible, es la posibilidad de cosecharlas escalonadamente, lo que permite disponer de sabores tan delicados como el de los rábanos y rabanitos durante varios meses del año.

Particularmente en invierno, cuando hay pocos vegetales para ensaladas crudas, esta hortaliza es una fuente importante de Hierro y vitamina C y, por lo tanto, un buen complemento para nuestras comidas. Además ofrece variedad para llevarlos a la mesa, ya que existen blancos y y rojos de mayor y menor tamaño, este último si de rábanos o rabanitos se trata.

Siembre los rojos en las esquinas libres de la chacra o en las jardineras de la ventana. Los blancos, acondiciónelos conformando el cinco por ciento de una mezcla de semillas que incluya zanahorias, betarragas y otras hortalizas de raíz. Así obtendrá mejores cosechas, porque con su ayuda la superficie de cultivo se mantiene blanda y se aprovecha mejor el agua. Su presencia permite circular el aire y la humedad y no obstaculiza a otras plantas que intentan abrirse paso hacia arriba o a los lados.

Utilice pequeñas cantidades de semillas cada quince días, para que tenga rabanitos frescos cada vez que lo desee.

Planta rústica

El nombre científico de este vegetal es Raphanus sativus L, pertenece a la familia crucíferas, y a su raíz comestible se le atribuyen propiedades depurativas de la sangre. Se presume que es originario de China, y se conoce su uso desde tiempos muy antiguos, junto con el de la cebolla y el nabo.

En b que al rábano se refiere, es de clima fresco, y debido a que es resistente a las heladas, se cultiva preferentemente como hortaliza de invierno. El rabanito, en cambio, se siembra todo el año pero se produce mejor en épocas frescas porque el calor deteriora su calidad, tomando su textura suelta, fibrosa y de sabor muy fuerte.

Se trata de una planta rústica que se da en toda clase de suelos, aunque responde mejor en los de consistencia media para variedades de verano y suelta para las de otoño, invierno y primavera; tolera poca acidez, pero es menos exigente en nitrógeno y potasio que otras raíces.

De ser necesaria la fertilización, emplee estiércol en el cultivo anterior o hágalo con mayor anticipación. Si usa salitre, aplíquelo de una sola vez, al voleo, cuando las raíces hayan alcanzado un tercio de su desarrollo.

La siembra de los rabanitos en el jardín

La siembra combinada que incluye rabanitos, mantiene blanda la superficie de cultivo; mejora el aprovechamiento del agua y la aireación del suelo.

La siembra se hace en forma directa, al voleo o en líneas. Germina con rapidez y en un excelente porcentaje, que alcanza cerca del noventa por ciento. Cada gramo contiene unas ochenta semillas de rabanito, y un poco menos, si se trata de rábano.

Este último se siembra en platabandas, abriendo pequeños surcos de 30 a 40 centímetros de distancia, distribuyendo semilla a surco lleno y cubriéndola con dos centímetros de tierra. Si lo hace al voleo, coloque poca semilla, de manera que quede distribuida como mínimo a 5 0 6 centímetros en todo sentido, para ralear posteriormente dejando cada mata a 10 0 15 centímetros.

Según el uso o el sabor que buscamos, será la variedad a sembrar y el momento oportuno para la cosecha.

Con el rabanito se procede en forma parecida, con la diferencia de que los surcos se trazan a menor distancia, a 10 ó 15 centímetros, y no se practica raleo. Las sucesivas recolecciones, en que se entresacan las raíces aptas para el consumo, cumplen esta función.

Como el rabanito tiene poco volumen y corto período vegetativo, su siembra al voleo se hace como si se tratara de un almácigo algo ralo. La semilla se cubre con una labor de rastrillo o de rastra liviana.

En cuanto a la época, puede sembrar rabanitos todo el año, escalonadamente, colocándolos intercalados con otras hortalizas en las épocas más calurosas. De este modo, aprovechan la semisombra ofrecida por otras plantas, y su raíz adquiere mejor calidad. Tanto el apio como la espinaca se prestan para este efecto.

En todo caso, en la zona central es mejor sembrarlos de febrero a abril, para obtenerlos en invierno y primavera, cuando su textura y sabor resultan óptimos.

Las siembras de verano necesitan riego frecuente para mantener el ambiente fresco y húmedo, con el fin de preservar su calidad. Las escardas con cultivadora manual o azadón son más necesarias en el rábano, por ser de crecimiento más lento, mientras que el rabanito no requiere más que una limpia o desmalezadura.

Variedades de rabanitos

Las variedades de estas hortalizas están determinadas por el tamaño de las raíces, y se agrupan en rábanos y rabanitos.

De las primeras, con mayores dimensiones, hay ovaladas, esféricas y achatadas; de piel blanca, negra, roja y grisácea; de otoño, de invierno, de primavera y verano. Entre las de otoño e invierno, que son las más cultivadas, se encuentran de sabor suave y picante.

Los tipos pequeños se conocen en el mercado como "rabanito francés", y sus variedades más destacadas son las siguientes:

  • Tipo redondo. Existen numerosas variedades de color rosado con punta blanca, muy solicitadas por los consumidores. Sparkleres un excelente representante de este tipo. El Cherry belle y el Flevo tienen raíces de un hermoso color cereza intenso, que cubre toda la superficie y mantienen su sabor y su textura por mucho más tiempo que las otras variedades.
  • Tipo alargado. El French breakfast, cuyas raíces alcanzan 5 a 6 centímetros de longitud, tiene la parte superior color escarlata y el tercio inferior blanco. En ellos la calidad se malogra rápidamente, volviéndose de consistencia suelta y sabor fuerte. El Lanquette es similar al anterior.
Menú
Más Buscados

Artículos Relacionados con: Rabanitos en el jardín

Alimento y abono para la tierra Alimento y abono para la tierra
El jardín en el hogar
Sembrar habas significa alimento y abono para la tierra empobrecida luego de que otros cultivos han extraído sus nutrientes, o para mejorar un terreno poco fértil. Lo anterior justifica plenamente la incorporación a nuestro huerto de esta nutritiva leguminosa originaria de Europa y Asia, y, por añadidura, estimula su consumo en estado fresco, congelado o seco.
Votos: 9 Visitas: 17608
Semillas Semillas
¿Cómo hacer un jardín?
Las semillas son un pequeñísimo receptáculo de la herencia y futuro de la especie, esta parte del fruto es capaz de germinar dando lugar a una nueva planta, fuerte y frondosa, en un proceso casi mágico.
Votos: 12 Visitas: 12044
¿Cómo cultivar la Margarita? ¿Cómo cultivar la Margarita?
Cultivo de plantas
En esta oportunidad nos convoca una de las especies más conocidas y más atractivas para cultivar en nuestro jardín, especie ideal para la decoración de nuestro espacio verde: la margarita. A continuación repasaremos los atributos generales de este hermoso ejemplar de preciosas flores, contando las mejores formas de cultivo, ubicación y condiciones que requieren las margaritas para su mejor crecimiento.
Votos: 10 Visitas: 12253
Planificación del cultivo Planificación del cultivo
¿Cómo hacer un jardín?
Obedeciendo una lógica sencilla es posible organizar lo que ocurre al interior del suelo, para una mejor convivencia. Un buen ejemplo de una mala planificación del cultivo es cuando se alteran los cimientos de la casa, a causa de una especie mal elegida para el lugar menos apropiado.
Votos: 11 Visitas: 20524
Cynoglosum Cynoglosum
Plantas de jardín
La Cynoglosum se siembra en jardineras en el otoño y se trasplanta al lugar definitivo cuando tiene tres o cuarto hojas. Tener en cuenta que tiene cierta tendencia a enmalezar en climas secos.
Votos: 7 Visitas: 5347
Todo sobre el Jardín